Estrés y embarazo

El estrés es una respuesta adaptativa que nos activa, nos pone en estado de alerta. Prepara al organismo para la acción bien sea para atacar, o huir.

En nuestro cuerpo se producen una serie de reacciones fisiológicas que lo preparan para dar dicha respuesta, pero mantenerlo en el tiempo, puede ser nocivo.

 

Cuando el ser humano vivía en la selva, tenía mucho sentido que ante un león, nuestro cuerpo se activara para huir o atacar ante un depredador. Que una embarazada transmitiera dicho estrés a su bebé, ayudaba a que este se fuera familiarizando con la sensación porque probablemente él o ella también la iba a sentir ante cualquier depredador o peligro.

 

Transmitir un estrés al feto de manera puntual, no tiene unas consecuencias graves ni es tan nocivo para su desarrollo, pero mantener dicho estrés de manera aguda y durante toda la gestación, sí puede tener repercusiones.

Si queréis conocer los mecanismos a través de los cuales el estrés es transmitido al feto, os recomiendo leer mi tesina que se encuentra en esta misma web.

 

Cada vez son más los estudios que avalan que el estado emocional de la gestante, es primordial para el desarrollo del bebé, así como de su salud en un futuro.

Hablamos de estrés agudo como por ejemplo el fallecimiento de un familiar cercano, dificultades económicas, problemas o presiones laborales, malos tratos, problemas de pareja o el hecho de no haber buscado dicho embarazo.

 

Obviamente las mujeres no son responsables de transmitir dicho estrés a sus bebés y no lo hacen de manera consciente, pero es bueno conocer esta información para poder poner remedio en caso de que esto ocurra.

Lo ideal sería gozar de un bienestar emocional y físico en este periodo, pero como se comentaba, hay factores que son impredecibles y no se pueden controlar.

 

Por otra parte, a veces el simple hecho de estar embarazada estresa a muchas mujeres. El malestar que algunas sienten los primeros meses, la incertidumbre de saber si el bebé estará desarrollándose bien, los miedos al parto o a la propia maternidad, ya ocasionan estrés. En muchas ocasiones, este estrés puede ser gestionado y es algo común entre  muchas gestantes, pero hay casos en los que no y en esos, se debe recurrir a un profesional para tratar de minimizar el efecto que eso pueda tener tanto en la madre como en el bebé.

 

Influencias que el estrés agudo puede provocar en el feto.

 

- Interrupción precoz de la gestación con un aborto espontáneo.

Varios autores han expuesto que se pueden producir abortos espontáneos aislados por la influencia de factores psicológicos. Esta influencia es mayor si hay abortos espontáneos repetidos. En estos casos cabe la sospecha de que la interrupción repetida tenga un origen psicógeno, por el estrés. El miedo a abortar de nuevo, puede ser tan elevado, que tenga grandes repercusiones sobre la nueva gestación. Las experiencias traumáticas vividas con anterioridad en primera persona, o en una persona muy cercana, pueden influir cognitivamente en la evaluación del propio embarazo.

 

- Preclamsia.

La posibilidad de que la hipertensión inducida por el embarazo, esté favorecida por una tensión emocional aumentada, es perfectamente admisible y ha sido ampliamente estudiada.

 

- Prematuridad y bajo peso al nacer

Parece lógico que si una mujer está sometida a una fuerte fuente de estrés, su cuerpo no puede dedicarse de manera principal a nutrir y gestar al bebé.

Gunter hizo un estudio en 1963 en el que se recogía información sobre los embarazos de diferentes mujeres. Se vio que el grupo de madres de bebés prematuros,  habían sufrido más acontecimientos estresantes como los comentados anteriormente durante su gestación.

 

- Distocia y prolongación del parto.

La afirmación de que el curso del parto puede alterarse por factores psíquicos y, por el miedo de la gestante, se lo debemos a Dich Read (1933). Él expuso el mecanismo de actuación y explicó que el miedo produce tensión muscular y ésta a la vez dificulta la dilatación, con aumento de dolor en las contracciones y se establece así un círculo vicioso de miedo-tensión-dolor.

Hay autores que apuntan que cierto grado de ansiedad o activación en el parto, produce activación y muchas veces favorece el curso del mismo, se resalta de nuevo que hablamos de estrés agudo.

 

- A nivel psicopatológico hay diferentes estudios que muestran que el hijo de una madre que ha experimentado estrés agudo durante el embarazo, tienen un mayor riesgo a sufrir ansiedad, TDAH, problemas de conductas y emocionales, retraso del lenguaje, problemas cognitivos, desorden conductual, alteración del eje HPA, niveles elevados de lateralidad mixta, autismo y otros trastornos de inicio tardío como esquizofrenia. Todo esto puede ser debido a que a través de diferentes vías de afectación, el estrés produce cambios en el cerebro que en algunos casos puede aumentar el riesgo (no son la única causa) a producir distintas patologías, dado que el feto se encuentra en un periodo vulnerable de desarrollo.

 

Como se ha comentado varias veces en este texto, hablamos de estrés agudo, pero el hecho de que el estrés tenga un papel tan importante y pueda aumentar el riesgo a que el feto sufra cualquiera de estas consecuencias, al menos a mí me hace plantearme que no debemos minimizar la importancia de su efecto.

 

Si estás embarazada y estás sufriendo estrés, quizá es recomendable que acudas a un psicólogo especialista en este tema y pueda ayudarte. Además estar más tranquila te ayudará a conectar mejor con tu bebé y a disfrutar de dicha etapa.

 

Actualmente mientras escribo este artículo me encuentro embarazada de 7 meses y aunque siempre me ha interesado este tema, he de reconocer que estos meses me ha interesado más aun. En mi caso, aunque no sufro de un trastorno de ansiedad, yo sí he hecho cosas para mejorar mi estado y bienestar emocional. Si quieres conocer dichas técnicas y probarlas, no dudes en escribirme un mail al que te contestaré en mayor brevedad que me sea posible.

 

Marina Ribas Ortiz

Ibiza, Enero de 2018

 

Si quieres profundizar sobre toda esta información y conocer la bibliografía, te invito a leer mi tesina colgada en esta misma web.

Foto Berto Ribas

Barriga, la de una servidora